Eficiencia, mejora de la rentabilidad y ofrecer mejores servicios a los clientes con productos adecuados a las características personales que pueda buscar o que todavía no sepa que lo necesita. Las entidades financieras han encontrado en el Big Data un aliado clave para mejorar su gestión interna (reducir costes y mejorar su eficiencia operativa) y externa y sobre todo ganar en eficiencia frente al usuario. Pero también para hacer frente a la “amenaza” de miles de start-ups que trabajan en busca de alternativas a la banca tradicional.

En este nuevo escenario, el sistema bancario tiene que poner de nuevo en valor su capacidad de resistencia y adaptación frente al nuevo modelo de negocio en el que la banca de toda la vida cada vez tiene menos cabida. Y es que el cliente tradicional va perdiendo cada vez más fuerza frente al usuario digital, ese que lleva a su banco en el bolsillo gracias a las aplicaciones móviles que nos permiten realizar desde nuestros dispositivos cualquier tipo de gestión de nuestras cuentas o productos financieros.

Según los expertos, el Big Data va a permitir, entre otros aspectos, prevenir el abandono de clientes, ofrecer productos personalizados, identificar nuevos perfiles profesionales, controlar el riesgo operativo, anticipar el fraude alertando al usuario de movimientos inusuales en sus cuentas, o generar herramientas de inteligencia de negocio para PYMES.

Por eso no resulta llamativo que ya se hayan puesto manos a la obra. Según un informe elaborado por Funcas y KPMG, el sistema bancario es el sector que cuenta con más información de sus clientes y, por lo tanto, más datos genera. Por ello, el gran desafío de la banca es explotar y sacar rentabilidad de que esa gran cantidad de datos que maneja. Un desafío al que las grandes entidades ya están haciendo frente, puesto que según este mismo informe (El nivel de madurez digital del sector financiero en España), un 73% de los bancos ya cuenta con iniciativas en marcha relacionadas con el Big Data y el análisis de información; mientras las entidades de menor tamaño y las cajas van siendo cada vez más conscientes de las enormes posibilidades que generan esos datos.

Eso sí, reconocen que su máxima preocupación reside en la falta de perfiles especializados en analítica. Para desarrollar todos estos proyectos se requieren profesionales dedicados al análisis y explotación de los datos con posiciones especializadas en Big Data, Business Intelligence y Machine Learning que les es difícil de encontrar.

 

Millones de datos que salvan vidas

Millones de datos que salvan vidas

El proyecto Movimiento Big Data arranca con un interesantísimo encuentro de expertos en el que se destaca lo relevante que…
¿Dónde está la Agenda Digital del Gobierno?

¿Dónde está la Agenda Digital del Gobierno?

Este año de 2018 se han cumplido 20 años del discurso que en el debate del Estado de la Región…
Sí, consiento

Sí, consiento

Más derechos para los usuarios, pero también más obligaciones para las empresas. La entrada en vigor del Reglamento General de…

Comparte este contenido

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ABC
Ir arriba