La Sanidad española no pasa el corte en el uso del big data

La Sanidad española no pasa el corte en el uso del big data

La aplicación de la analítica de datos para avanzar hacia la medicina personalizada es uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector sanitario español, en un contexto marcado por el progresivo envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida. La transformación digital constituye una oportunidad para mejorar la eficiencia y precisión en el sector, según se desprende del “Termómetro sobre la madurez digital en el sector Salud de EY”. El estudio analiza el grado de madurez digital de las principales entidades públicas y privadas que conforman el ecosistema sanitario español.

Según pone de manifiesto el informe, sólo el 27% de los servicios de salud públicos cuenta con un plan estratégico de transformación digital, cifra que se eleva hasta el 67% en el caso de las redes hospitalarias privadas y las aseguradoras de salud. Sin embargo, seis de cada diez entidades públicas sí disponen de un presupuesto específico para la digitalización de sus servicios, aunque no tienen en marcha ningún sistema de análisis de retorno de las inversiones en transformación digital. Por su parte, el sector privado registra un dato similar, llegando al 67%, y contrasta en los procesos de revisión, ya que el 50% de los directivos de la red hospitalaria privada señala que sí realiza un análisis del retorno de la inversión.

Asimismo, el 33% de los hospitales privados utiliza herramientas de Big Data y analítica de datos, mientras que en el sector público el porcentaje de penetración alcanza solamente al 18%. Por último, si bien en los hospitales públicos la automatización robótica de procesos y el marketing digital son dos recursos que no se utilizan habitualmente, en el entorno privado el grado de uso de estas herramientas alcanza el 33% y el 50%, respectivamente.

Del Termómetro de EY también se desprende que las barreras que impiden el avance en transformación digital son principalmente tres. Destacan las cuestiones regulatorias y legales así como la amenaza en ciberseguridad como el principal obstáculo para avanzar hacia la transformación digital. En segundo lugar, cerca de un 90% señala que las experiencias de las iniciativas previas suponen un freno a nuevos desarrollo porque no se consiguieron los resultados esperados. Y, por último, el 82% lo achaca a barreras culturales.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Facebook
Twitter
Linkedin
WhatsApp

DEJA UN COMENTARIO